De cómo el astrofísico y guitarrista de Queen “Brian May” hizo su propia guitarra.

Brian May -guitarrista principal y compositor de Queen- es sin duda un tipo con muchos talentos. Además de ser considerado como uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, tiene también un PhD en astrofísica otorgado por el Imperial College de Londres y estuvo en el equipo de científicos para la misión New Horizons Pluto de la NASA.

May además hizo su propia guitarra con su padre en los 60’s, la cual llamó la Red Special.

El sitio Hackaday recogió las notas de cómo se construyó y a continuación compartimos un estracto:

Cada parte de la Red Special fue parte de un proceso de prueba y error. Este el verdadero espíritu de hacker detrás de esta guitarra. La mayoría de pruebas no dieron resultado al principio, pero Brian y su padre Harold perseveraron hasta que consiguieron sus metas.

Un ejemplo claro son las pastillas. La experimentación de May con pastillas comenzó con su guitarra Egmond. Compró algunos botones magnéticos marca Eclipse Magnetics en la ferretería local y con estas hizo el núcleo de la pastilla. Harold le ayudó a construir una maquina que enrrollaba bobinas, la cual le permitió a Brian enrrollar miles de vueltas de cobre fino alrededor de las pastillas. Incluso tenía un contador de vueltas que construyó a partir de un odometro para bicicleta.

Brian no tenía un amplificador aún, así que conectó la guitarra al radio de su casa. ¡Las pastillas funcionaron! Sonaban muy brillantes, pero tenían un defecto: cuando hacía bends, Brian encontró que se producía un sonido extraño mientras la cuerda se movía sobre la pastilla. Atribuyó esto al alineamiento Norte/Sur de los polos de imanes de disco. Cortar los magnetos estaba más allá de lo que le permitían las herramientas disponibles y magnetos a la medida estaban fuera de presupuesto. Las pastillas igualmente funcionaron y fueron las que se usaron originalmente en la Red Special.

Eventualmente, Brian tuvo que hacer algo respecto al problema con los bends. Se fue a una tienda y consiguió tres pastillas Burns Tri-Sonic. Luego las recubrió con resina epoxídica para reducir la microfonía y luego las instaló en la Red Special. Las 3 pastillas son las mismas que residen aún hoy en día en la guitarra. Vale la pena mencionar que las pastillas en la Red Special reciben una cantidad asombrosa de abuso. Esto tiene mucho que ver con la elección de púa por parte de Brian: no utiliza, en vez siempre ha preferido usar una moneda de 6 peniques. Es una parte integral de su estilo y sonido, a pesar de que sin duda pasa una factura fuerte a los bordes de las pastillas.

En 2014, May co-escribió un libro llamado “La Red Special de Brian May: La historia de la guitarra echa en casa que rockeó el mundo”. Encuentrélo por aquí.

Artículo traducido de: www.boingboing.net